viernes, 8 de febrero de 2008

“400 EUROS DEVUELTOS Y LA REBAJA FISCAL”

La tienda electoral ha abierto. PP y PSOE hacen sus ofertas. La cuestión es que a diferencia de un comercio normal, las promociones programáticas en política tienen el grave problema de que no sólo pueden ser una oferta con truco, sino que muchas veces son claramente un engaño o se convertirán en una promesa incumplida.

Esto sucede con los grandes partidos políticos PP y PSOE. El uno ofrece algo y el otro como en una mala subasta ofrece más.

El PP ofrece bajar los impuestos directos. El PSOE promete una reforma reduciendo los tramos fiscales y además devolviendo 400 €.

Ante semejante situación y a pesar de que otras opciones como IU quieren centrarse en explicar su modelo izquierdista sin hablar de economía o terrorismo, el P.C.E. quiere salir al paso de toda esta subasta electoralista porque precisamente entendemos que una de las cuestiones que diferencia a las ideologías de derechas de las de izquierdas es el modelo económico (y en eso está el sistema fiscal).

El Comité Provincial del P.C.E. rechaza rotundamente las ofertas del PP y del PSOE porque son únicamente electoralistas y porque curiosamente a quienes benefician es a las grandes fortunas.

Decir que la gente va a pagar menos impuestos directos, sólo beneficia a las grandes fortunas. Los impuestos directos sirven para hacer o mejores carreteras, ferrocarriles, puertos y aeropuertos, instalar nuevos sistemas de telecomunicaciones, mejorar la atención sanitaria y hospitalaria, implantar sistemas energéticos, desarrollar nuevas tecnologías, hacer políticas de reforestación y de avance contra la desertificación, etc. Es decir cuestiones que todos los ciudadanos usamos, necesitamos y queremos que sean de calidad. Las grandes rentas o fortunas y las que están cerca de ellas pueden pagar por esos servicios, ni no hay inversiones suficientes desde el estado. La gran mayoría de la población española no puede, por su baja renta o por padecer problemas de marginación y exclusión social (ya sean inmigrantes, parados, discapacitados, mujeres, jóvenes y trabajadores no cualificados, etc.).

Por otra parte de poco sirve que se bajen los impuestos directos, porque se aumentan los indirectos al consumo que gravan los precios de productos y servicios que precisamos. A este paso acabaremos como los norteamericanos complementando servicios básicos como la sanidad, pagando seguros y planes de pensiones privados.

Por eso, rechazamos la bajada de impuestos. Pero tanto como el reducir el gravamen fiscal a tres tramos, ya que en la orquilla central del tramo estarán desde los trabajadores con rentas medias bajas hasta asalariados de mayores rentas cercanas a las grandes fortunas teniendo los mismos módulos impositivos.

Sobre los 400 € del PSOE suponen un gran cinismo. Es fácil descalificar esta propuesta. Que cada familia haga el cálculo de lo que va a pagar este año de más con las subidas que ha autorizado el gobierno en luz, agua, gas, teléfono, etc., además de lo que se paga en el incremento de los productos. Es evidente que los 400 € que no da el PSOE quedan claramente superados. Y además se pagarán entre junio y diciembre. Resulta curioso que además muchos ciudadanos que no tienen necesidad de hacer la declaración de la renta y que han sufrido los incrementos de precios con los impuestos indirectos no los reciben. O que las grandes fortunas encima descuentan 400 (aunque para ellos sea una cantidad irrisoria).

El P.C.E. como formación de izquierdas queremos que no se bajen los impuestos directos y que se hagan tramos impositivos o se tomen otras medidas fiscales más cercanas a los estados del norte de Europa, que a los que fomentan la diferencia social tan acusada como son los EE.UU.

1 comentario:

Roberto dijo...

Mientras la tele bombardea cualquier eco que pueda servir de alternativa a este sistema depredador (Cuba, Venezuela, ...) La misma tele nos enseña la miseria de nuestro propio país: los drogadictos, los sin techo, la prostitución, la inmoral imposibilidad de tener tu propio techo.
Así, los "sofistas políticos" nos bombardean con sus ofertas, pero nadie entra a la verdadera cuestión (ni nuestra IU, Llamazares ya ha dicho que no hablará de economía en esta campaña) el replanteamiento de todo este sistema económico vil que exporta guerras, desplaza pueblos, contamina el planeta, impone embargos y nos impone el consumo masivo para aliviar nuestra infelicidad.