viernes, 2 de enero de 2009

La Subdelegada debería dimitir.

Los pasados 29 y 30 de diciembre se celebraron en Miranda de Ebro y Burgos-ciudad, concentraciones para rechazar el brutal ataque israelí contra los palestinos de la Franja de Gaza que está dejando, como siempre cerca de 400 muertos y casi dos millares de heridos, sobre todo entre la indefensa población civil.

Eran concentraciones pacíficas, como no podían ser de otra manera, convocadas y en las que participaron organizaciones políticas y sindicales tan poco sospechosas de antidemocráticas o violentas como son CC.OO. UGT, CGT, PCE, IU, Ecologistas en Acción, Comité de Solidaridad Internacionalista o Iniciativa Solidaria Internacionalista. A esas concentraciones asistieron cargos públicos como el concejal Casto García de IU en el ayuntamiento mirandés, los dirigentes sindicales de Comisiones Obreras y UGT con Fidel Velasco y Julián Juez a la cabeza, el Secretario Provincial del Partido Comunista de España en Burgos, dirigentes provinciales de Izquierda Unida o el concejal de Solución Independiente en el ayuntamiento burgalés, Cristino Díez. Además de escritores como Carlos Sierra.

Pues bien, la Subdelegada del Gobierno debe disculparse por la escasa cintura política demostrada, ya que a pesar de lo mencionado hubo un importante despliegue policial con unidades antidisturbios que estuvieron alrededor de los concentrados antes, durante y después de las mencionadas concentraciones, lo cual resulta
lamentable en un estado democrático y de derecho, donde los organismos públicos no son capaces de determinar cuándo la entidad, historia y funcionamiento de las organizaciones convocantes se puede presuponer una actuación pacífica y reivindicativa.

Tenemos que lamentar la petición indiscriminada o arbitraria que hicieron estos policías de pedir el carné de identidad a muchos participantes en la concentración cuando acudían o estaban en ella, sencillamente por el aspecto que tenían (gorros o “kefiés” - pañuelos palestinos - al cuello.). No fueron identificados la mayoría de los líderes políticos o sindicales, salvo el Secretado Provincial del P.C.E. y el responsable gráfico en Burgos de la publicación “Mundo Obrero” (periódico del P.C.E.). Por no mencionar que se procedió también contra ciudadanos/as que estaban al otro lado de la calle sin intención de participar.

Esta actuación ciertamente desproporcionada de la Subdelegación que no supo rectificarla a tiempo ensombrece el éxito de una concentración que se hizo rápidamente y en día laborable y que de forma pacífica, unitaria, solidaria y reivindicativa denunciaba la atrocidad que están cometiendo los judíos contra el pueblo palestino destrozando sus infraestructuras civiles, contra su población civil, imponiendo el cierre informativo y permitiendo una ayuda humanitaria escasa, convirtiendo esos ataques en otro enorme genocidio contra un pueblo que de forma periódica sufre esta situación.

Los hechos mencionados se le comentaron a los representantes de la Subdelegación con los que se entrevistaron algunos de los convocantes a la vez que le entregaban un escrito dirigido al Ministro Moratinos firmado entre otros por CC.OO., UGT, CGT, Ecologistas en Acción, IU, P.C.E. e ISI.

Esparemos que lo acontecido haga reflexionar a la Subdelegada del PSOE, Berta Tricio, para que al menos se disculpe por esta actuación desproporcionada y sin sentido que ensombrece la posición oficial de dirigentes de su partido, el PSOE, tan preocupados y solidarios con los palestinos, como los que convocamos y asistamos a las concentraciones de Miranda de Ebro y Burgos.

Comité Provincial del PCCL-PCE Burgos.

2 comentarios:

felix dijo...

Teneís toda la razón camaradas, menuda vergüenza el comportamiento de la ex-alcaldesa de Oña y ahora Subdelegada del gobierno en Oña.

Salud y República.

El titán dijo...

Esta mañana en Tele 5 el embajador israelí en España ponía todo su énfasis en decir que Hamas utiliza a la población civil como escudo humano y que este ataque a la franja es en defensa propia.
¿Desde cuando se comete un genocidio en defensa propia?
Generalizar, como hace los políticos judíos, es en cierta forma, justificar el holocausto que sufrieron en la segunda guerra mundial.